Jueves 14 de septiembre de 2017, 06:50

Ocho de cada 10 mujeres sufren acoso callejero

Ocho de cada diez mujeres sufre algún tipo de acoso callejero, pero casi ninguna de ellas hace la denuncia, según surge de un relevamiento publicado por la Defensoría del Pueblo bonaerense.

El estudio, realizado en La Plata y el Conurbano, indica que un 80% de las mujeres consultadas aseguró haber sido víctima de algún tipo de acoso callejero, y revela que el hostigamiento comienza en la preadolescencia.

El relevamiento, elaborado por el Observatorio de Niñez y Adolescencia del organismo, se realizó sobre la base del testimonio de 300 mujeres de distintas edades de las localidades de La Plata, Ezeiza, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora.

Puntualmente, el informe arrojó que 8 de cada 10 mujeres sufrieron situaciones de acoso callejero y el 97% no lo denunció. Además, el 60% indicó que el acoso fue verbal, el 3,5% físico y el 35% incluyó las dos formas.

Además, se especifica que el 37% de estas situaciones se produjeron en la vía pública; el 18% en plazas; otro 18% en medios de transporte; y el 10% en el trabajo. En tanto, las víctimas de acoso indicaron que el 74% fue provocado por desconocidos; el 18% por conocidos, mientras que el 8% sufrió estas situaciones tanto por conocidos como por desconocidos.

 

Piden sanciones. En base a este trabajo, la Defensoría elaboró una serie de propuestas, entre ellas el diseño de un marco jurídico provincial para prevenir, tratar y sancionar el acoso callejero, que incluye la modificación del Código de Faltas provincial sobre acoso callejero en el espacio público estableciendo nuevas sanciones.

Además, plantea la incorporación a la currícula escolar de contenidos que cuestionen y visibilicen el acoso callejero con perspectiva de derechos humanos y que se construyan indicadores que permitan observar la evolución de la temática.

“Todas las personas tienen derecho a transitar libremente y con la confianza de no ser violentados, independiente del contexto, la edad, la hora del día o del vestuario. Los derechos humanos no dependen ni se suspenden por detalles del entorno: no hay excusas ni justificaciones para el acoso callejero”, sostuvo Walter Martello, el Defensor del Pueblo adjunto a cargo del Observatorio de Niñez y Adolescencia que realizó el relevamiento.