Jueves 12 de octubre de 2017, 19:24

Identificaron a cinco jóvenes por las amenazas de bomba telefónicas a los colegios

  Cinco jóvenes de entre 12 y 18 años fueron identificados en las últimas horas acusados de realizar falsas amenazas de bomba en diferentes colegios del Conurbano bonaerense, y se sospecha que uno de ellos, que está internado en una clínica psiquiátrica por su adicción a las drogas, realizaba los llamados por "encargo".
   Según informaron fuentes policiales, el adolescente de 18 años que se encuentra internado en un clínica psiquiátrica de la Ciudad de Buenos Aires fue identificado como el responsable de realizar por encargo más de 40 llamados a colegios de las localidades bonaerenses de Ramos Mejía y San Justo, en el partido de La Matanza.
   Según informaron fuentes policiales, las sospechas sobre el joven de 18 años, que se encuentra internado por adicción a los estupefacientes, apuntan a que el adolescente realizaba las amenazas de bomba por pedidos de estudiantes a través de las redes sociales.
   Los llamados que se le adjudican habrían sido realizados en el mes de octubre contra establecimientos de Ramos Mejía, varios de ellos en el barrio de Lomas del Millón, y San Justo, en horario diurno.
   Los operativos estuvieron a cargo de oficiales pertenecientes a la DDI La Matanza, quienes además de identificar al joven secuestraron celulares y tarjetas SIM que habrían sido utilizadas por el acusado.
   También una chica de 18 años, que habría obligado a su hermana, cinco años menor, a realizar amenazas contra el Colegio French de Ramos Mejía, fue identificada por los investigadores.
   En tanto, este jueves por la tarde se conoció que una chica de 12 años y un joven de 16, también fueron identificados acusados de realizar varios llamados con falsas amenazas a escuelas de los partidos de San Miguel y La Matanza.
   La chica de 12 habría realizado al menos dos amenazas a las escuelas N° 7 Domingo Faustino Sarmiento y en su domicilio se incautaron cinco celulares que serán peritados.
   Mientras, en otro de los operativos se identificó a un adolescente de 16, y se secuestraron nueve celulares, entre ellos el utilizado para realizar los llamados a la escuela Juana Manso, donde el joven había cursado el año pasado pero se le dio el pase a otro colegio por "mala conducta".
   En el último mes la provincia de Buenos Aires gastó unos 60 millones de pesos por los operativos que se hicieron debido a las 2.400 falsas amenazas de bomba que hubo en las escuelas, según trascendió de datos oficiales.
   Además del dinero que se utilizó en los operativos, también se perdieron decenas de horas de clase en los establecimientos educativos, en tanto que se iniciaron más de 120 causas judiciales, muchas de ellas contra los padres de menores que deben hacerse responsables de las intimidaciones que realizan sus hijos.