Lunes 20 de marzo de 2017, 07:58

El Municipio de Daireaux deberá pagar 250 millones por un contagio de HIV

El municipio de Daireaux quedó al borde de una virtual “quiebra” luego de que la Justicia lo obligara a pagar una indemnización de 250 millones de pesos a una madre y su hija, quienes se contagiaron de VIH tras una transfusión de sangre realizada en el hospital local.

Según publicó el diario La Opinión de Trenque Lauquen, el fallo fue expedido por la Cámara de Apelación Civil y Comercial del Departamento Judicial Trenque Lauquen, que obligó al municipio a pagar una indemnización que supera la Coparticipación anual que gira la Provincia, y es apenas inferior al presupuesto que maneja la comuna.

El caso recuerda a lo ocurrido con Chascomús a raíz de una rifa que sorteaba un campo y que nunca fue adjudicado a sus ganadores. El intendente local, Alejandro Acerbo, explicó que “si bien la demanda data del año 1993 y tuvo sentencia firme en 2008, recién ahora se han conocido las cifras en pesos que deberá pagar el municipio”.

Sobre el caso, Acerbo indicó que hay que tener mucho cuidado. Hay una familia que debe ser indemnizada. Han sufrido durante mucho tiempo. Estuvo abandonada durante mucho tiempo”. En ese marco, explicó que la familia cobra una indemnización mensual de 47 mil pesos otorgados por una medida cautelar.

“Hay deudas que hay que honrarlas. Nosotros venimos honrando todas las deudas de la gestión anterior. Pero para nosotros esto es impagable”, dijo con preocupación el jefe comunal.

Asimismo, señaló que “nosotros no estábamos preparados para esto. Veníamos preparados para gestionar sobre un municipio desordenado, pero no para esto. Hoy reuní a todo mi gabinete y les dije: ‘nosotros vinimos para hacernos cargo, estos golpes son duros, pero también tenemos que tener memoria. La comunidad tiene que saber que nosotros vamos a recurrir esto, porque para nosotros es impagable”.

El hecho por el que se condenó al municipio ocurrió en 1993, a raíz de la transfusión de sangre contaminada a una mujer durante una cesárea. Como el hecho no fue detectado inmediatamente, la madre contagió a su hija durante la lactancia.

Actualmente, Chascomús vive una situación similar: el año pasado la Corte Suprema de la Nación dejó firme un fallo que obliga a la comuna a pagar 100 millones de pesos por irregularidades en la rifa de un campo, ocurrida en 1995.

El caso ocurrió en 1995, cuando tres escuelas rurales pidieron autorización al Municipio para realizar un sorteo de mil números cuyo premio era una fracción de terreno de 327 hectáreas, valuada en 15 mil dólares, del que dos vecinas resultaron beneficiadas.

Las ganadoras de la rifa, en su momento, no pudieron escriturar el bien a su nombre porque la gestión comunal de ese momento cometió dos irregularidades: la de permitir la venta de 2 mil números en lugar de los mil avalados por ordenanza y la de no verificar que el campo estuviese escriturado, ya que el inmueble sólo contaba con un boleto de compraventa. Por eso, las dos vecinas que no pudieron cobrar el premio iniciaron en 1998 una acción judicial contra la comuna.