Sábado 21 de octubre de 2017, 07:53

 Litvin asegura que la renta financiera “ya está gravada”

El tributarista César Litvin desaconsejó ayer aplicar un impuesto sobre la renta financiera, por entender que ya se aplica para las empresas, y advirtió que esa medida se usa en "campañas electorales”.

“Si se gravan los plazos fijos, los títulos públicos, la gente sale, busca otra cosa. Si se le cobra un impuesto a algo que no lo tenía, la gente se va. Entonces, no mueve mucho el amperímetro gravar la renta financiera", evaluó el especialista.


   Litvin explicó que "todas las empresas pagan por cualquier renta financiera. Y hay un 6% de personas que están con renta financiera. Por eso es un analfabetismo tributario decir que no está gravada".


   "No estoy de acuerdo en gravar lo poco que hoy está exento", aclaró.


   Litvin se expresó así al disertar en el XIII Encuentro de Jóvenes Profesionales organizado por el Consejo de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires.


   El especialista advirtió que en la Argentina "estamos ante una altísima presión fiscal y aún así no alcanza para cubrir el gasto público, que se ha desbordado. A esto le decimos frazada corta ".


   "Entonces, estamos con gasto público desbordado y saturados de impuestos. La frazada es corta porque si bajamos la presión fiscal, vamos a producir mayor déficit", añadió.


   Litvin dijo que la presión fiscal de la Argentina está hoy por encima del 40% del PBI, y alertó que "en los últimos 30 años, cada vez que aumentó la presión fiscal, aumentó el gasto".


   "Y cuanto más alta es la presión fiscal, más premio tiene el evasor", se quejó.


   A su criterio, para encarar una reforma impositiva "hay que ser selectivos y prudentes, porque no podemos desfinanciar al Estado.


  Y hay que tener en cuenta que gran parte del gasto es el déficit previsional".


   En ese sentido, aseguró: "no se van a poder hacer milagros con la reforma tributaria que se viene".


   Litvin explicó, asimismo, que el sistema tributario, "bien usado, puede ayudar al crecimiento económico. El federalismo fiscal que tenemos en la Argentina estuvo pensado para gobernantes serios y patriotas, cuidadosos con el ingreso".


   "Pero el federalismo fiscal que hemos visto en los últimos años no sirve, porque se ha dado con gobernantes que despilfarran el gasto público. Los municipios y las provincias han gastado todo lo que querían y creado muchos impuestos sin muchos controles", enfatizó.


   El tributarista comentó que hay un impuesto "que está en el podio de los impuestos distorsivos: Ingresos Brutos, que es un tributo tóxico a la actividad económica. No debería estar en nuestro sistema tributario, porque tiene un efecto inmediato en los precios".


   "Además, cada vez que las provincias necesitan más dinero, aumentan con facilidad las alícuotas de Ingresos Brutos. Pero ahora, la Corte Suprema se está poniendo firme para poner un freno a los aumentos desmedidos de esas alícuotas", subrayó.


   Y puntualizó que Misiones, Tucumán y Córdoba son las provincias "más complicadas" con la aplicación de Ingresos Brutos.