Lunes 19 de junio de 2017, 07:27

Las facturas de luz y gas llegarán con aumentos

 El ahorro de energía será la única alternativa que tendrán durante el invierno los usuarios de las redes eléctrica y de gas natural en la Capital y el Gran Buenos Aires para aminorar el impacto en sus bolsillos de facturas con aumentos de hasta el 325% respecto del año pasado.

   El ahorro sólo permitirá moderar el impacto porque los costos fijos de abastecimiento, que aumentaron este año, tienen que ser abonados independientemente del consumo que cada hogar realice durante el mes. Con la llegada de las bajas temperaturas, la demanda de energía se dispara por la necesidad de los usuarios de calefaccionar sus hogares y elaborar comidas y bebidas calientes, por lo que el costo de vida crece en paralelo mientras el Gobierno continúa reduciendo subsidios.

   A partir de marzo de 2017 entraron en vigencia los nuevos cuadros tarifarios de la energía eléctrica y del gas natural por red, que regirán en la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires al menos hasta el 1 de noviembre, cuando podría haber nuevos incrementos.

   Las tarifas de gas registrarán así aumentos de entre el 178% y el 325% durante este invierno, en comparación con la misma estación del año pasado; las tarifas eléctricas, en tanto, mostrarán alzas de entre el 67,6% y el 234%.

   Al margen de los porcentajes de incremento autorizados por el Ministerio de Energía y Minería, en el caso de la electricidad el mayor costo está dado por la suba del denominado cargo fijo que las empresas cobran independientemente del consumo.

   Antes de las nuevas resoluciones impulsadas por el Gobierno de la alianza Cambiemos, el cargo fijo era valorizado en forma bimestral, pero ahora es calculado mes a mes y con un aumento del 1.138%. Según el Centro de Estudios de Servicios Públicos y Privados (CESPUP), "eso impacta más fuertemente en las facturas de los usuarios de la Capital y el GBA que no tienen acceso a red de gas, por lo que cuenta con hogares casi 100% eléctricos".

   Esos cargos fijos son implementados para pagar los costos de comercialización de la compañía distribuidora, independientemente de que el usuario utilice o no la fuente de energía durante los treinta días del mes. Otro factor que encarecerá las facturas de electricidad es la modificación que hizo el Gobierno de los bloques de consumo por usuario respecto al invierno pasado: esto produjo cambios tarifarios implícitos manteniendo el mismo consumo del año anterior.

   Por ejemplo, un usuario que antes consumía hasta 300 kilovatios /hora por mes y abonaba una tarifa T1 R1, ahora se convertirá en un usuario que abonará una Tarifa T1 - R2, es decir, que deberá pagar un precio mayor por cada kilovatio. Ante este panorama de mayores costos de la energía y los cargos fijos y de la reconfiguración de "tipos de usuarios" por nivel de demanda lleva a que la única alternativa para no pagar facturas con fuertes aumentos sea el ahorro extremo.

   En territorio bonaerense se suma que un usuario de la provincia paga cargos y contribuciones adicionales en términos absolutos de hasta un 16% por kilovatio/hora respecto un similar de la Capital Federal abastecido por Edenor o Edesur.

   Por otro lado, de acuerdo a lo establecido en la Resolución ENARGAS I/2354 del 30 de marzo pasado, fueron aprobados los nuevos cuadros tarifarios de distribución de gas que se aplican desde el 1 de abril último.

   En este caso también se debe tener en cuenta que los aumentos en los cargos fijos de hasta 287% incrementarán las facturas independientemente de los consumos de los usuarios en sentido contrario al ahorro de gas.