Jueves 14 de septiembre de 2017, 07:10

Aseguran que no vieron a ningún compañero lanzar piedras a manifestantes

Cuatro gendarmes declararon hoy ante el juzgado federal de Esquel, a cargo de Guido Otranto, en la causa que investiga la desaparición de Santiago Maldonado, y aseguraron no haber visto que algún efectivo de esa fuerza haya lanzado piedras contra los manifestantes durante el operativo del 1 de agosto en la comunidad mapuche Resistencia en Cushamen, en la provincia de Chubut. Según consignaron fuentes de la investigación, durante esa mañana declararon como testigos los gendarmes Hugo Fabián Díaz, Daniel Alejandro Gómez, Orlando Federico Yucra y Juan Rofolfo Prieto. 

"Los cuatro efectivos entraron a la comunidad el primero de agosto. Dos se quedaron arriba y dos se acercaron al río durante el operativo, y vieron cómo los manifestantes encapuchados huían y cruzaban el río, pero ninguno de los cuatro vio un piedrazo", explicó el secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, ministerios públicos y Legislaturas del Ministerio de Seguridad de la Nación, Gonzalo Cané, en declaraciones a la prensa en la puerta del juzgado. A diferencia de ayer, cuando hubo incidentes a la salida del tribunal por la presencia de manifestantes de la comunidad mapuche, los gendarmes que declararon hoy salieron caminando tranquilamente, aunque uno de ellos con la cabeza tapada, quien, al ser consultado por la prensa, dijo: "yo no hice nada".

El juez Otranto solicitó hoy que se refuerce la seguridad, por lo que esta mañana arribaron unos 30 prefectos con armamento y escudos para disuadir ante la posibilidad de que se repitan los hechos de ayer, cuando un grupo de manifestantes agredió a una camioneta en la que suponían que eran trasladados los gendarmes y, luego, ya por la tarde, cuando salían el juez y la fiscal.De los cuatro efectivos que prestaron declaración hoy, uno era el copiloto del camión Eurocargo que ingresó a la comunidad y se quedó con las mujeres y niños en una especie de casilla que hay a la entrada del predio, en tanto que otros dos se acercaron a la zona del río y el otro participó de cuestiones menores en el operativo.

Por otra parte, en el marco del rastrillaje ordenado por el juez Otranto, efectivos de Policía Federal y Prefectura se trasladaron a un sitio donde se había detectado un movimiento inusual en la orilla del río, como si fuera tierra removida, pero la búsqueda arrojó resultados negativos, sin que se hallara elemento o indicio alguno de interés para la causa.