Seguinos en
Buscar en La Verdad
Junín. Domingo 23 de noviembre de 2014
INICIO  ·  LOCALES^  ·  POLÍTICA  ·  ECONOMÍA  ·  POLICIALES  ·  DEPORTES  ·  SOCIALES^  ·  ARCHIVO  ·  MÁS^
DEPORTES
¿TE ACORDAS CUANDO ERAS CHICO?
Néstor Caporaletti: "No hay nada más lindo que practicar algún deporte"
Jugó 15 años en la primera de Mariano Moreno. Solamente dos años estuvo fuera de su querido club y fue cuando jugó en Las Mercedes en la Liga Independiente, ahí conoció a Hilda, se enamoró y se casó.
22 de septiembre de 2011
El ex mediocampista de Mariano Moreno y de las selecciones de Junín, Néstor Mario Caporaletti dialogó con La Verdad Mini Deportiva recordando su infancia y las vivencias que pasó con sus amigos en el barrio, como jugador de fútbol y también como árbitro.

En el inicio de la nota Rabanito Caporaletti empezó relatando que "nací en Junín, en la calle Almafuerte, a una cuadra y media de donde estuvo la cancha de Moreno enfrente del Molino Tassara en Alberdi y la avenida San Martín. La cancha de Moreno se trasladó cuando yo tenía 7 años en 1942 al lugar donde está ahora y nosotros los pibes del barrio decíamos "que lejos se fue la cancha de Moreno", porque era todo descampado.

En el barrio jugábamos en la calle eran todas de tierra, además pasaba un auto de vez en cuando.

Entre los chicos estaban Heber Nardelli, los Samparolo, Tomeo y Celis que estaban un poco más lejos.

Los barrio contra barrio los jugamos con los de la Escuela 19, ahí atrás había un campito.

Lo nuestro era todo fútbol, pero a veces lo mezclábamos jugando a la bolita o al Rescate, un juego que hacíamos en la calle.

Con la gomera íbamos al Parque San Martín a cazar pajaritos, palomas, si eran Monteras mejor, porque eran más grandes que las Torcacitas, se hacián unos guisos bárbaros...

En esa época ni bicicleta teníamos, los que tenían plata nada más andaban en bici, igual que los juguetes, nosotros con pelota de trapos y los ricos tenían unos juguetes muy lindos.

Me acuerdo que una vez fuimos a jugar un campeonato en una canchita al lado del Cementerio del Oeste por Intendente de la Sota. Participaron un montón de equipos de distintos barrios y ganamos la final 1 a 0. Después que terminó el partido decíamos entre nosotros "de acá como salimos, nos van a matar a todos", el equipo nuestro se llamaba Defensores del Barrio El Molino, no me olvido más, por suerte no pasó nada, pero nosotros tampoco festejamos mucho".

Escuela

Sobre su paso escolar, el ex mediocampista, explicó que "fui a la Escuela N° 7, que estaba en calle Almafuerte y Alsina, haciendo cruz con la panadería. Esa zona del barrio de los Turcos la mayoría era hincha de Sarmiento y con Moreno en esa época era como un Boca-River. A la Escuela íbamos con Ismael Casim, Rebeco, Tomeo, Molina, entre otros y cuando perdía Moreno teníamos que aguantar las cargadas, vos no te imaginas la rivalidad que había con Sarmiento era tremenda.

Después la Escuela 7 se trasladó por Alsina pasando calle Alberdi media cuadra; ahí terminamos sexto grado.

Después fui a la secundaria a la Escuela Industrial en calle Lebensohn. Ahí terminabas y luego entrabas a trabajar al Ferrocarril como aprendices. Iba con Violino, Caligiuri..., la clases de educación física las hacíamos al lado del club Social, había una cancha de fútbol, aros de básquet...".

Las salidas

Rabanito habló sobre sus salidas en su época de adolescente, manifestando que "siempre salíamos con una barra del club Moreno, éramos varios, íbamos a los bailes de clubes generalmente. En el Moreno también había folklore y nosotros no nos perdíamos ninguna de esas noches.

Nos juntábamos los sábados íbamos al club Defensa, en esa época no tenía el salón cubierto, estaba la pista al aire libre, pero la pasábamos bien igual.

También íbamos al Círculo Italiano, en calle Belgrano, donde el ambiente era distinto, pero nosotros nos mezclábamos con todo, nos gustaba la noche.

Antes no se tomaba mucha cerveza, era más de vino, igual que el Fernet, antes se le ponía un poquito al Cinzano o algún otro aperitivo y nada más, ahora le ponen casi medio vaso para tomarlo con Coca Cola.

El Gancia con limón era algo común en los clubes, todas las tardecitas o los domingos al mediodía se llenaba de gente".

Deporte

Con respecto a sus comienzos en el fútbol, señaló que "llegué a Moreno, porque mi hermano José ya jugaba, él salió campeón en el '46, '47, '48 y '49.

La primera división que había en las divisiones inferiores era la Quinta y el técnico o delegado como se decía en aquel tiempo era Bozzano. En Primera debutamos junto con Celis y Tomeo y el entrenador era Tatá Gnazzo.

Yo jugaba de Centro Half, como el cinco de ahora, mediocampista central y el debut fue frente a Defensa Argentina en nuestra cancha.

Jugué siempre en Moreno sólo estuve dos años jugando en Las Mercedes, donde conocí a mi señora y luego nos casamos.

El mejor equipo: Moreno del '61

Consultado cuál había sido el mejor equipo que integró en toda su carrera, Néstor no tuvo ninguna duda, resaltando "fue el del '61, ese fue el mejor equipo que integré y este año se cumplen 50 años de ese título.

En ese equipo el arquero era el Chino Pérez, después estaban Rubén Azil, Derval Celis, Reinaldo Caramelo, Héctor Rebecco, Martiarena, Alides Márchesi, Juan Carlos Zamparolo, Abel Pardini y Alberto Guzmán.

El preparador físico era Rubén Mata nos hacía practicar de lunes a viernes y nosotros estábamos acostumbrados a entrenar solamente los martes y jueves.

Teníamos un estado físico bárbaro, hicimos 87 goles en 18 partidos, un promedio de casi 5 goles por partido, fue un campeonato muy lindo. Algunos equipos abandonaban antes de que terminaran los partidos....

Sin lugar a dudas fue el mejor y uno de los más grandes de la Liga local.

Este año se cumplen 50 años...".

Selección de Junín

Con respecto a otros equipos donde jugó, dijo que "integré las selecciones de Junín, cuando se jugaban los campeonatos argentinos.

En esos equipos estuve con Humberto Franchi, Raúl Rizzi, con Taqueta Barrionuevo, Taliche Lombardi, el arquero Tonelotto, Guillotti...

Jugué en todos los puestos de la defensa y del mediocampo, incluso de nueve. Pensar que en una selección, el suplente mío era nada más y nada menos que Luis Artime.

La del '62 fue una gran selección dirigida por José Rusiñol, estaban Lucero, Rubén Azconzábal, Alvarez, Tercilla, Raúl Azconzábal, Mario Poratto....

Una vez integrando la selección de Junín, en un campeonato de ciudades que se realizó en San Nicolás organizado por la Federación Norte, el técnico era Julio y no me puso de titular en la final, porque decía que yo había trasnochado y estaba sin dormir.

La cosa es que me dejó en el banco. En el primer tiempo perdíamos 1 a 0; en el segundo cuando me quiso poner, yo no quise entrar, pero me agarraron el Cabezón Nieva y el Patón Varela y a la fuerza me convencieron para que entrara a jugar. Entré y metí un gol de tiro libre, al final ganamos 2 a 1 y salimos campeones".

En Las Mercedes

"También jugué en el equipo de la estancia Las Mercedes en la Liga Independiente, junto con Tobalina, Rebecco, ahí salimos dos años campeones. Ahí conocí a Hilda Irene García, me enamoré y nos casamos y tuve dos hijos Mario Raúl y Raquel Marisa, ambos son profesores de educación física.

Al preguntarle si tuvo alguna posibilidad de ir a jugar algún equipo de Primera, con sus ojos brillosos, casi al borde de largar un lagrimón, Néstor explicó que "una vez tuve la chance de ir a jugar un año a San Lorenzo de Almagro, pero lamentablemente falleció mi mamá, yo tenía 14 años y era el más chico de cinco hermanos".

El distinto

Sobre que jugador le costó siempre marcar en el fútbol local, señaló que "el que me complicaba siempre cuando lo tenía que marcar era Taqueta Barrionuevo. Cuando paraba la pelota no sabía para donde iba a salir, tenía un imán, me volvía loco, le tenía que pegar alguna patadita de vez en cuando... (risas).

Una vez en un supermercado en Tigre, un pariente mío le dice al dueño, señalándome a mi "este es de Junín". El tipo me miró puso una cara de admiración y dijo "Qué jugador bárbaro de Junín tuvimos acá, se llamaba Horacio Barrionuevo, fue un monstruo, todos los de mi edad siempre lo recordamos como uno de los mejores que pasó por Tigre".

El arbitraje

Otra de las grandes pasiones de Néstor después del fútbol fue el arbitraje. "Tuve 25 años de árbitro de fútbol y después que dejé un grupo de muchachos jóvenes crearon una asociación con mi nombre la Agrupación de árbitros "Néstor Caporaletti" es presidida por Pablo Commisso.

Dirigí por todos lados en Junín y la zona, me podía equivocar en los fallos, pero lo que tenía era un gran estado físico, que me permitía estar siempre al lado de la jugada.

El árbitro que a mi me gustaba era Antonio Pérgola, siendo jugador el único que no me echó fue Polo Cárdenas.

Lo que si a Moreno nunca lo dirigí en ninguna categoría, eso lo tuve siempre muy claro".

Sobrenombre

En tanto sobre su apodo, Néstor, explicó que "a mi todos me conocen por Rabanito, más que por mi verdadero nombre.

Me lo pusieron cuando tenía dos años más o menos, fue un vecino de apellido González, que me empezó a llamar así, no se porqué y bueno... para todos siempre fui Rabanito.

Me acuerdo que cuando iban a mi casa a buscarme los pibes a lo siete u ocho años mas o menos y los atendía mi papá cuando le preguntaban "¿está Rabanito?", mi viejo les decía "no se llama Rabanito, tiene nombre y se llama Néstor Mario", no le gustaba mucho que me dijeran así. Yo ya lo tengo incorporado como mi nombre".

Mensaje final

Antes de finalizar dejó un mensaje para los pibes, manifestando que "los chicos tienen que practicar deportes, eso los va a sacar de todos los vicios que hay en la vida. No hay nada más lindo que practicar algún deporte, no importa si es fútbol o básquet u otra disciplina, pero deportes hay que hacer. No pueden estar todo el día sentado en una computadora o andando por la calle sin hacer nada".

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

EN DIAPOOOOOOOOOOOO

En Pinto y con el Gallego Varela

"Una vez fuimos con los tres Varela a jugar un campeonato relámpago de Primera división en cancha grande a General Pinto.

Me pasaron a buscar con un taxi, yo todavía no me había acostado. Cuando llegamos a Pinto el Gallego Varela me dijo "no te vas arrimar a hablar con algún directivo, quedate lejos de ellos, si les hablás cerca nos echan a todos".

Les hice caso, al final del día salimos campeones, las agarré todas, hice goles, estuve imparable, ahí nos pagaron muy bien".

Con el Gallego

Otra de las historias, que explicó fue la siguiente: "Con el Gallego Varela siempre salíamos juntos, él jugaba en Rivadavia y yo en Moreno.

Una vez nos enfrentábamos y ese sábado nos acostamos muy pero muy tarde y en unas horas teníamos que jugar en la cancha vieja de Rivadavia.

Después de la recorrida nocturna yo me había quedado en la casa del Gallego, la madre nos llamó a la una y media de la tarde y el partido empezaba a las tres y media. Me prestó una bicicleta para irme a mi casa y después al club Moreno para buscar la ropa de fútbol.

Luego del partido que ganamos el Gallego le decía a sus amigos "Rabanito me mató a patadas y encima me ganó 2 a 1". Teníamos una gran amistad".

++++++++++++++++++++++++

OTRO DIAPOOOOOOOOOOOO

Preso por un codazo

Entre la gran cantidad de anécdotas que contó Rabanito, destacó una cuando jugaron un clásico con Sarmiento.

"Una vez en la cancha de Sarmiento, ellos nos iban ganando 2 a 0 con baile. Nos estaban pegando un toqueteo bárbaro, no la podíamos agarrar.

Uno de los jugadores de Buenos Aires que había traído Sarmiento, que tenía, doble afiliación me empezó a cargar, yo no aguanté más y cuando se arrimó al lado mío le pegué un codazo, le rompí la nariz, tenía sangre por todos lados.

El árbitro me expulsó y cuando voy saliendo te imaginas los insultos desde la platea.

Pero la historia fue que cuando llegué a los vestuarios me fue a buscar la policía y me llevaron preso a la Comisaría de Quintana y Gandini por agresión. En esa época estaban los Militares y justo yo estaba haciendo la Colimba y los fines de semana me daban permiso para jugar. Por todo eso que paso me dejaron un mes adentro del Cuartel sin poder salir...".

+++++++++++++++++++++++++++++++

EPÍGRAFE MORENO 1961

El gran equipo de Moreno del '61, a 50 años de aquel gran logro. Convirtieron 87 goles en 18 partidos, un record nunca igualado.

Parados: Néstor 'Rabanito' Caporaletti, Miguel Azil, Reinaldo Caramelo, Roberto 'Chino' Pérez, Derval Célis, Héctor Rebecco, Lagos.

Agachados: Roberto Martiarena, Alides Marchesse, Ángel Tomeo, Abel Pardini y Alberto Guzmán. En este equipo también alternaban Jorge Reyna y Juan Pablo Samparolo. El DT era Roberto Fij y el preparador físico Rubén Mata y el masajista Pedro Pereyra.