Seguinos en
Buscar en La Verdad
Junín. Viernes 29 de agosto de 2014
INICIO  ·  LOCALES^  ·  POLÍTICA  ·  ECONOMÍA  ·  POLICIALES  ·  DEPORTES  ·  SOCIALES^  ·  ARCHIVO  ·  MÁS^
DEPORTES
¿TE ACORDÁS CUANDO ERAS CHICO?
Pablo Petraglia: "Lo que se aprende en la cancha y en el vestuario, después es un manual para la vida"
Jugó al básquet siempre en el Club Junín, desde Cebollitas hasta Primera, fue al colegio Marianista y fue a bailar por primera vez a Crazy Boys, el actual concejal del Frente Cívico Junín Concertación por Todos (UCR), habló con La Verdad Mini Deportiva sobre sus vivencias en el básquet y en la vida.
27 de enero de 2011
El ex jugador de básquet del Club Junín Pablo Petraglia dialogó con La Verdad Mini Deportiva y recordó su infancia, su juventud y las vivencias que pasó con sus amigos en el barrio y en el básquet.

En el inicio de la nota, empezó relatando que "nací en Capital Federal, y vivíamos en Viamonte y Pueyrredón. Mis viejos se habían ido a estudiar y trabajar y nací allá en Buenos Aires. Pero a los 5 meses ya estaba de vuelta en Junín. Luego viví en Solana y Discépolo, en Sarmiento y la Avda. San Martín hasta que a los siete años me mudé definitivamente a R. E. de Escalada entre Irigoyen e Italia, a una cuadra de mis abuelos y a la vuelta de mis bisabuelos".

Luego sobre los amigos del barrio, dijo que "del barrio estaban Mariano Baumann, Marcos García, Sebastián Ferro, Nicolás Migliaro... Cuando iban a la casa de su abuela a veces se sumaban los hermanos Miguel, que eran Sebastián, Alejandro y Pablo.

Jugábamos al fútbol en la vereda, o hacíamos carreras en bicicletas. Para Carnaval nos conocíamos todos los picos de canilla de las casas para inflar los globos".

La Escuela

Sobre su etapa escolar, destacó que "hice el Jardín en el 907 y ahí empecé con Leo Tomino, Carlos Carrer, Julio Talia, Maxi Castellar con los que seguimos juntos en la Primaria en el Marianista y se completaba el grupo con Mario Bauza, el "Paio" Capitanelli, Gustavo Diaz, Juan Echaire, Rubén Vázquez, José Godoy, Andrés Gaudino, Juan Damiano, Gastón Vergara, Isidoro Rodríguez, además de Mariano Baumann. También iban Duilio Tomé y Fernando Lemmo que fallecieron. Entre las mujeres estaban Martina dos Reis, Lorena Bramajo, Mariana Milani, Carla Villores, Marina Ferraiuolo, Maria José Pomposiello, Carolina Delfino. Todos íbamos al "B". Al "A" iba Pitucho Micheli, Pablo Repetti, Rodrigo Esponda, Sebastián Martino, Juanga González, y muchos más. En esa época, hasta 1982 la escuela era de doble escolaridad, mañana y tarde y todos íbamos de uniforme reglamentario, pero en clase los varones teníamos guardapolvos verdes y las mujeres guardapolvos celestes. Cuando estábamos en 6to. unificaron en celeste para todos, y los varones nos daba vergüenza usar esos guardapolvos porque para nosotros el "celeste" era de nenas.

En la Secundaria se incorporaron Rodolfo Guazzaroni, Hernán Balbi, Sebastián Pisoni, Mariano Genna, Aníbal Godoy Ortiz y Dionisio Sánchez y luego en tercer año nos dividimos en Bachiller y Comercial, pero seguíamos siendo "A" y "B" para los deportes cada vez que nos enfrentábamos en Gimnasia.

En la Secundaria el grupo del colegio era de jugadores de básquet. Había de 9 de Julio, de Los Indios, de San Martín. Cuando estábamos en tercero, cuarto y quinto y ya éramos Cadetes o Juveniles y jugamos a la noche durante la semana, la gracia era al otro día, en el segundo recreo, bajar las escaleras corriendo a ver el diario en el Kiosco de "Olivia" para ver la nota de "La Verdad" sobre el partido y el tanteador y cuantos había anotado cada uno. Y obvio, las cargadas al perdedor".

Las salidas

Con respecto a las salidas en su juventud, resaltó que "cuando éramos chicos, el recorrido era la pizzería "Ribas", luego a la "Iris" o "El Portal", caramelos y gomitas en "Susy o en "Ambra" y sentarse en el Paseo. Mientas estuvo la pista "Alaska" fuimos un montón de sábados a la noche, porque había una promoción de patinaje de una hora con pizza libre después.

Fui a bailar por primera vez a "Crazy Boys" que era "New Crazy" pero los viernes, para menores. Fui de pantalón de jean nevado y camisa leñadora, era la última moda.

Cuando cerró pasó a llamarse Long Time, hasta que cuando estábamos en 5to. año abrió "Energy". También íbamos a Colapso, pero menos veces. Yo salía de casa y lo pasaba a buscar a Mariano, de ahí a lo de Leo, que tenía (tiene todavía) la cupe GTX, y de ahí a lo de Andrés, Julio y Aníbal y empezábamos la caravana".

El básquet

Sobre sus inicios en el básquet, destacó que "mi actividad deportiva empezó a los ocho años en Cebollitas del Club Junín. Mi primer profesor fue Julio Dell'Orso. Luego vino Raúl Scaglione, "Papeta" Gómez, el "Rata" Samperi, "Edu" y "Tatote" Pagella.

Al técnico que más tiempo tuve fue "Papeta". Cuando hacíamos las pretemporadas en enero, antes de salir a correr o ir al gimnasio nos daba una charlas llena de consejos para la vida: "no tomen"; "no sean parte de una barrita de bol... en pe.."; "no fumen", etc. Fue muy importante y a la distancia del tiempo valoro mucho esas charlas".

Natación y tenis

Sobre los otros deportes que practicó, señaló que "siempre jugué al básquet, aunque hice natación también. Nadé para el Club Junín y para el Automoto. Corrí el cruce chico y el mediano de la Laguna de Gómez. Cuando nadaba en el Club Junin, era la época del "Toto" Leomagno, "Luigi" Gradin, Karina Gómez, las hermanas Commisso, "Pipi" Zara que eran todos mas grande y el espejo donde nos mirábamos. También jugué al tenis por dos o tres años en el Club Junín. Los Profesores eran el "Grillo" Acosta y el "Negro" Galván".

Algunos equipos

Al consultarlo sobre algunos de los buenos equipos que integró, señaló que "el de Premini con Nicolás Bazzani, Pablo Borrell, Gaspar Livera, Martín Villafañe, Juan Casteulane, con ese equipo ganamos el torneo invicto y la final a Sarmiento con Cadile, Carron, Javier Siracusa, Mariano Frene, Darío Cosentino.

También el de Preifantiles en 1987, en que éramos 10 "enanos" y lo ganamos invicto con mi hermano Martín, Agustín Minervino, Mario Andrade, Piero Gradín, el "Tano" Crespi, el "Zurdo" Castelli, Anselmo Nari, Aníbal Derroco y Guillermo Ortega que venia del CEF de Chacabuco. Al año siguiente en Infantiles, Los Indios armó un muy buen equipo con Ortega y Echaire, que venía de Argentino, más Livera, Gaudino, Martino, Di Marco, Lares, Barile. Tenían resto y banco y nos golearon en la final. Salimos dignos subcampeones. Le habíamos ganado la semifinal a Argentino del "Turco" Abdala y el "Pili" Puricelli. Con ese mismo equipo y ese mismo año más Nicolás Bazzani que era el único Cadete de primer año llegamos a la semifinal de Cadetes. Perdimos contra el que fue campeón después, que fue San Martín con el Coco Arias, Eric Piegari, Rubén Vázquez y el Colorado Lordi.

Después siendo Cadete, integraba el banco de Juveniles, y ganamos el Campeonato contra Ciclista en cancha de Ciclista, 72 a 71. En Junín jugaban "Nacho" Farias, Marcelo García, "Yiyo" Navone, Lisandro Benito, "Rocky" Peña, Néstor Pagano y en Ciclista jugaba el "Bebe" Fernández, Luciano Baigorria, Darío Cosentino, Cuchetti, Boni, "Migui" Had.

Recuerdos y anécdotas

"Fuimos a Firmat en 1985 a un encuentro internacional de Minibasquet. A la noche se jugaba un partido del hexagonal final para el ascenso a la reciente creada Liga Nacional "A". Firmat Fútbol Club contra Villa Mitre. Se armó un piñerío que tuvimos que salir corriendo. En Villa Mitre jugaba un pibe de 17 años que la rompió y repartió piñas para todos lados. Era el "Loco" Montenegro.

Cuando River jugó de local en cancha de Ciclista, fuimos a ver todos los partidos. Mi ídolo era Wilfredo "Fefo" Ruiz. Para los Provinciales de Juveniles, donde en Junín jugaban "Chuni" Merlo, Epifanio, Lorio, etc. y luego el Provincial de Primera que Junín perdió la final con Bahía Blanca, trabajamos de acomodadores de las sillas todas las noches. Al final Macario nos pagó 50 Australes a cada uno".

Ginóbili y Montechia

"En noviembre de 1984 se hizo un encuentro con el Club Bahiense del Norte y nos tocaba alojar a los jugadores de dicho club. Eramos Pre Mini, pero se había completado y nos asignan alojar a dos jugadores de Mini, es decir más grande. Cuando se pasa lista, nos toca Alejandro Montecchia y Sebastián (Sepo) Ginobili. Montechia durmió en mi habitación en la cucheta y Ginobili con mi hermano en la pieza de mis hermanas. Durante un tiempo nos mandábamos tarjetas de fin de año".

Un goleador

"De todos los compañeros que tuve el que siempre me sorprendió fue Sebastián "Tano" Crespi. No le conozco un partido en que haya jugado mal. Tiraba para 35 y metía 30 puntos. Una semifinal de Cadetes contra el CEF de Chacabuco, en Chacabuco. La cancha llena, con bombos y papelitos. A nadie le salía una e íbamos perdiendo. "Papeta" pidió minuto y el "Tano" dijo "Uds. dénmela a mi". Ganamos por dos, y el "Tano" hizo 63 puntos. Nunca ví algo así".

Un orgullo

"Una de las cosas de las que fui protagonista secundario y estoy orgulloso fue cuando con el Club Junín salimos campeones de Primera División en 1988. El Club Junín no tenía Primera desde 1967. El Presidente del Club era Hildemar Chacón que con toda la Comisión Directiva de entonces y con el apoyo de, entre muchos, Walter García, Ricardo Navone, "Bocha" Castellazzi y mi viejo, se armó la Primera del Club. Colaboraron muchas personas. Luis Cristina donó el tablero electrónico, por ejemplo. El equipo se formaría con los jugadores que eran Cadetes (Nico Bazzani, "Nacho" Farías, Marcelo García, el "Zeta" Castellazi, "Rody" Falchetti, etc.) y se contrató como refuerzos Gustavo Sanderk, Jorge Gauna y Raúl Scaglione. Nosotros que éramos Infantiles, practicábamos con ellos y teníamos que jugar en Cadetes y Juveniles con o en su reemplazo. La final ganada en cancha de Junín 45 a 44 a Argentino, que formaba con el "Cabezón" Marchese, Andrés Spacapan, Taro, entre otros, es uno de los momentos inolvidables como hincha del Club Junín".

Mensaje final

Antes de finalizar dio su opinión sobre los padres de chicos deportistas, señalando que "hay que entender que es un juego. He visto padres volverse locos, entrenadores gritar a los chicos, madres pegarle a un contrario. Canalizar las frustraciones propias a través de la superexigencia a los hijos ha sido una desagradable constante que después se trasforma en la indiferencia o el rechazo del chico a ese deporte. A los 13 o 14 años aparecen otros intereses y hay que ir a buscar a los jugadores a su casa para completar un plantel.

En tanto para la juventud actual, destacó que "lo que se aprende en la cancha y en el vestuario es un manual para la vida. Muchas veces gané y perdí, me golearon y golee, el árbitro se equivocó a favor y en contra mía, me cortaron las redes en la cara y en mi cancha como di la vuelta de visitante, me comí el banco o jugué al mismo tiempo en tres categorías durante toda la semana hasta cansarme. El deporte no es un fin en si mismo, sino un medio para aprender a ser mejor persona. Es una herramienta muy útil para entender la vida, disfrutar de las cosas buenas, saber sobrellevar las malas, que hoy te toca ganar y mañana perder".